Nuevos materiales para el tratamiento de las arrugas

El envejecimiento de la piel, consecuencia del paso de los años y la exposición crónica y reiterada al sol y tabaquismo, se caracteriza por una piel más seca, fina y arrugada con disminución de la elasticidad y su turgencia característica.

La búsqueda de soluciones ha preocupado a la humanidad desde siempre. En la actualidad realizamos una serie de procedimientos médicos (peelings, cremas, rellenos, hilos tensores, toxina botulínica, etc), físicos (láser, luz pulsada, terapia fotodinámica…) y quirúrgicos (corrección de ptosis palpebral, lifting…) con los que conseguimos mejorar el aspecto de la piel.

Recientemente, en la revista Nature Materials se ha publicado un trabajo que nos aporta nuevas expectativas en el tratamiento de las arrugas. (Yu B et al. An elastic second skin. Nat Mater. 2016 May 9). Se describe un material nuevo (XPL) formado por un polímero reticulado de polisiloxano diseñado con una elasticidad, contractilidad, adhesión y resistencia a la tracción muy parecidas a la piel humana. Su aplicación tópica sobre la piel produce de forma casi inmediata una película elástica invisible que restablece la estética normal de la piel, como una segunda piel.

Se han realizado estudios piloto en humanos para valorar las características funcionales de la piel en la que se ha aplicado el polímero (propiedades mecánicas, función barrera e inocuidad). La mejoría ya es significativa a la hora de la aplicación. La película es resistente a la natación, lluvia y ejercicio físico y, en un estudio en 25 individuos, en 23 de ellos se mantuvo intacta a las 16 horas de su aplicación.

Queremos destacar de este nuevo producto, aun no comercializado, la ausencia de reacciones adversas, su eficacia en la corrección no sólo de los aspectos estéticos sino, posiblemente también en el tratamiento de algunas patologías.